Grados de intolerancia a la lactosa

 

No todas las personas con intolerancia a la lactosa reaccionan de igual modo a la misma cantidad de lactosa. Es por ello, que se habla de diferentes grados de intolerancia y en función del grado se desarrollarán más o menos síntomas a la hora de digerir alimentos que contengan lactosa. Tampoco todos los alimentos tienen la misma cantidad de lactosa, por tanto, lo que es importante es conocer nuestro grado de intolerancia, así como las los porcentajes de lactosa en los alimentos para conocer nuestros límites y lo que podemos ingerir sin tener problemas a posteriori.

Hay personas que pueden digerir sin síntomas hasta 12 gramos de lactosa (un vaso de leche) y otras que no pueden digerir ni simples trazas de lactosa. También hay que tener en cuenta que el grado de intolerancia puede ir cambiando con el paso del tiempo.

No existe una clasificación universal del grado de intolerancia, pero teniendo en cuenta diversos estudios clínicos, el grado de intolerancia se puede clasificar:

  • Alto (de 0 a 2 gramos)
  • Medio (de 2 a 7 gramos)
  • Bajo (de 7 a 12 gramos)

¿Cómo podemos averiguar nuestro grado de intolerancia?

Un protocolo sencillo para saber nuestro grado de intolerancia consiste en hacer una dieta sin lácteos durante una semana para comprobar que los síntomas adversos desaparecen. A continuación, vamos introduciendo poco a poco alimentos con lactosa y vamos anotando los resultados. Lo aconsejable es consumir una porción de alimento correspondiente a 1 gramo de lactosa con la comida del mediodía. Si no tenemos síntomas, doblamos la ingesta de 1 a 2 gramos al día siguiente; si seguimos sin síntomas, pasamos al día siguiente a los 5 gramos y así sucesivamente de los 5 a los 10 y de los 10 a los 20 gramos, que es la cantidad que puede tomar una persona tolerante.

En función de nuestro grado de intolerancia podemos saber si nuestro cuerpo tolera la ingesta de según qué alimentos con lactosa. Cada persona puede controlar los síntomas de su intolerancia eligiendo los alimentos de su dieta según la cantidad de lactosa que contengan.

Los grados de intolerancia y los suplementos de lactasa

El grado de intolerancia también determinará qué tipo de suplemento de lactasa es más aconsejable. Por ejemplo, Nutira Masticable contiene 4500 FCC de lactasa, indicado para intolerantes con un grado de intolerancia media-baja y Nutira Forte Caps, en cambio, contiene 9000 FCC y está especialmente pensado para personas con un grado de intolerancia entre moderado y fuerte. FCC significa Código Químico de Alimentos y es un estándar que se utiliza para medir la actividad enzimática del suplemento. Es necesario tener en cuenta que 1g de lactosa equivale a 300FCC.

 

FUENTES

http://libredelacteos.com/lacteos-lactosa/grados-de-intolerancia-a-la-lactosa-y-tratamiento/

https://www.globalhealingcenter.net/salud-natural/beneficios-lactasa.html

https://mujerconsalud.com/pastillas-de-lactasa/

Bebidas refrescantes para el verano ¡y aptas para intolerantes!

 

En verano es muy importante mantener una correcta hidratación. Además del agua, hay muchos otros alimentos (frutas y verduras) que nos la proporcionan y que, además, nos proporcionan las vitaminas necesarias para proteger nuestra piel en esos meses que uno se expone más al sol y al calor. Una estupenda y deliciosa forma de hidratarse en verano es con batidos, zumos o smoothies. ¡Compartimos contigo recetas de bebidas sin lactosa refrescantes!

 

Smoothie de fresa y plátano

El rey de los batidos de frutas que no podría faltar en esta lista es, por supuesto, el batido de fresa.

2 tazas de fresas frescas (Para darle más cuerpo y que esté más frío, es recomendable congelar las fresas antes de elaborarlo)

1 plátano

1 taza de leche vegetal o leche sin lactosa (según el sabor que prefieras)

1 taza grande de cubitos de hielo

*1 yogur sin lactosa (opcional si buscas una textura más cremosa)

*1 cucharada de miel (opcional)

Batir todos los ingredientes durante unos 2 ó 3 minutos hasta que el hielo esté totalmente triturado. ¡Y a disfrutar!

 

Smoothie de avena y plátano

Además de refrescante e hidratante, el smoothie de avena y plátano nos da la energía que necesitamos para afrontar el día. ¡Ideal para desayunos y para los más jóvenes de la casa!

1 taza grande de leche de avena

10 dátiles deshuesados

3 plátanos maduros

2 cucharadas de cacao en polvo sin azúcar

1 taza de cubitos de hielo

Un puñado de almendras

*1 cucharadita de canela (opcional)

*1 cucharadita de esencia de vainilla (opcional)

*Una cucharada de miel (opcional)

*2 cucharadas de coco rallado (opcional)

*2 Galletas o copos de avena (opcional si buscas más consistencia y energía)

*2 cucharadas de cacao puro en polvo (opcional para chocolatearlo)

Batir todos los ingredientes juntos durante unos 2 ó 3 minutos hasta que el hielo esté totalmente triturado. ¡Y listo para servir!

 

Frapuccino

Otro de los grandes protagonistas del verano es, cómo no, ¡el frapuccino! Un delicioso café con leche fría y aromatizado con vainilla, canela, chocolate y nata.

4 cucharadas de café

Un vaso de leche sin lactosa o leche vegetal

6 cubitos de hielo

Sirope de chocolate

*Edulcorante o azúcar

*1 cucharadita de canela (opcional)

*1 cucharadita de esencia de vainilla (opcional)

Nata sin lactosa o crema chantilly (nata montada con edulcorante o azúcar y una cucharada de esencia de vainilla) para encima

*Almendra crocanti para encima (opcional)

Batir todos los ingredientes ya fríos durante unos 2 ó 3 minutos hasta que el hielo esté totalmente triturado. Servir en vasos, montar la nata o la crema chantilly y ponerla encima. Decorar al gusto con el sirope, el crocanti u otra decoración que prefieras.

 

FUENTES:

https://www.recetassinlactosa.com/bebidas-y-batidos-sin-lactosa/

https://www.biologicamente.es/nutricion/5-bebidas-sin-lactosa/