Intolerancia a la lactosa y colon irritable

 

Conocer nuestro cuerpo nos ayudará a cuidarlo mejor y contribuirá a tener una vida más saludable y plena. Muchas veces los síntomas derivados de una intolerancia a la lactosa se pueden confundir con los propios de otras patologías digestivas, como por ejemplo el colon irritable, por eso es importante conocerlos, diferenciarlos y tratarlos de manera específica para conseguir así una mejor calidad de vida.

La intolerancia a la lactosa se puede encontrar en diferentes grados, pero por norma general, y simplificando, los intolerantes después de consumir productos con lactosa  como la leche y sus derivados, entre muchos otros, sufren dolor abdominal, diarrea o vómitos. Dejar de consumir estos alimentos o bien hacerlo de forma puntual y moderada junto a los comprimidos Nutira, eliminan estos molestos síntomas por completo.

 

En cambio, el síndrome de colon irritable, o síndrome de intestino irritable (SII), a simple vista puede provocar síntomas parecidos s la intolerancia a la lactosa, de ahí que frecuentemente se confundan. El síndrome del colon irritable básicamente es un cuadro patológico caracterizado por dolor abdominal y cambios en el ritmo intestinal. Pero no se aprecian alteraciones en la morfología o en el metabolismo intestinales, ni causas infecciosas que lo justifiquen, por lo que la causa más pro bable sean factores psicológicos como el estrés unido a cierta predisposición genética o cambios hormonales.

 

Una alimentación adecuada puede ayudar a prevenir futuros problemas de colon irritable, pero al no tratarse de una intolerancia a la lactosa no se tienen porque suprimir los productos lácteos. Se aconseja llevar una dieta rica en proteínas y fibras para favorecer el tránsito intestinal. Y evitar ciertos alimentos que provocan mayor cantidad de gases como las legumbres, los frutos secos o el alcohol para intentar reducir así las molestias y el dolor.

 

En todo caso siempre en caso de duda consulta con tu médico especialista digestivo, unas sencillas pruebas podrán asegurarte si tus síntomas son fruto de una intolerancia, una alergia o bien de una patología como el síndrome del colon irritable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*