La intolerancia a la lactosa en el mundo

La intolerancia a la lactosa está presente en más del 60% de la población mundial aunque es más común en algunos lugares o en personas de raza específica. Sin embargo, aunque con el cruce de civilizaciones esta diferencia ha empezado a difuminarse, todavía se mantiene la predominancia en personas de origen asiático, africano e indígena americano.

 

En España la padece entre un 20 y un 40% de la población, según fuentes de la Fundación Española del Aparato Digestivo (FEAD). En países del norte de Europa como Noruega, Bélgica y Holanda el porcentaje de ciudadanos con intolerancia a la lactosa no supera el 5% mientras que en Rusia o Turquía el porcentaje asciende al 70%. Y donde encontramos los niveles más altos de intolerancia a la lactosa es en algunos países de África que alcanzan el 80% de la población y en Asia donde más del 95% es intolerante.

 

intolerancia a la lactosaEntonces, ¿cómo se explica que unos humanos sí podemos y otros no tomar leche siendo adultos? La respuesta la tenemos en estudios genéticos que analizando y comparando el genoma de grupos humanos de todo el mundo nos explican de dónde venimos y qué partes tenemos en común y qué otras no.

 

En origen, todos los humanos no éramos tolerantes a la lactosa pero hace 400 generaciones (unos 10.000 años) apareció una mutación en un gen dominante que permitía la generación de lactasa y que tuvo lugar en Europa del Norte y Central.

 

Las hipótesis más comunes son en relación a la ganadería. Y es que en épocas de escasez de alimento las personas de los pueblos que criaban ganado tomarían leche a falta de otros víveres. La mutación, en cambio, es muy rara en comunidades que no tuvieron tradición de pastoreo como es China, África subsahariana, Japón, Asia central o comunidades aborígenes de Australia o América. En estas zonas el ganado productor de leche era prácticamente desconocido.

 

También hay diferencia entre los países del norte de Europa y los del sur del continente. Mientras que en Noruega la tasa de adultos que toman leche llega casi al 95%, en Italia ronda el 49%. Para entenderlo tenemos que verlo desde un punto de vista evolutivo. Nuestros antepasados llegaron a esas tierras frías donde era muy difícil cultivar la tierra debido al clima y la única alternativa para vivir era comer aquello que les daban sus animales, como por ejemplo la leche. Sin embargo, las poblaciones del sur y este de Europa con mejor clima podían vivir de aquello que les daba la tierra.

 

Como conclusión, en las culturas donde el consumo de leche y derivados ha sido habitual durante años la probabilidad de padecer intolerancia a la lactosa es menor que en aquellos donde tradicionalmente nunca se consumió leche. Esto nos sugiere que cambios culturales como el invento de la ganadería pueden propiciar cambios genéticos y que estos cambios genéticos (tolerancia a la lactosa) también han cambiado costumbres tales como la gastronomía de cada lugar del mundo.

Un comentario para “La intolerancia a la lactosa en el mundo

  • Giuliana says:

    Y porque las generaciones anteriores a la mía no tuvieron jamás este problema. Si fuese un roblema genético evolutivo, no pasaría que la.genracion de mis padres no tenía nadie intolerante y eb la mía en la región seamos más del 60%.tiene que ser algo acontecido en los últimos 50 anos lo que lo ha generado.

    Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*