Cómo saber si soy intolerante a la lactosa

 

¿Seré intolerante a la lactosa?

Sentir que tienes que ir corriendo al baño después de consumir alimentos con lactosa o sufrir dolor abdominal es una de las peores cosas que le puede pasar a un amante de los lácteos ya que son algunos de los síntomas de la intolerancia a la lactosa.

Los síntomas se presentan entre 30 minutos y dos horas después de ingerir alimentos con lactosa y las principales señales son: sensación de hinchazón, dolor abdominal, estreñimiento, diarrea, gases, náuseas, vómitos, perdida de apetito y dolor de cabeza.

Otras condiciones como el síndrome del intestino irritable o la enfermedad de Crohn hacen que no se toleren bien los lácteos. Muchos de estos pacientes son intolerantes a la lactosa, pero otros no.

¿Porqué es importante tener un diagnóstico correcto?

Es normal que cuando algo nos sienta mal, como pueden ser los lácteos, los evitemos de inmediato, el problema son el resto de nutrientes que dejas de obtener como el calcio o la vitamina D o que en realidad no seas intolerante a la lactosa sino que tengas, como hemos dicho anteriormente, el síndrome del colon irritable, enfermedad de Crohn o celiaquía.

Por ello es fundamental acudir a un médico especialista en el sistema digestivo para que nos haga las pruebas pertinentes. Generalmente se hace el test del hidrógeno aspirado o test de hidrógeno en el aliento y sino el test de tolerancia a la lactosa. En última instancia, se opta por hacer un test genético, la prueba de acidez fecal o la biopsia intestinal. Puedes leer más información sobre tests de intolerancia a la lactosa aquí http://nutira.es/blog/tests-intolerancia-la-lactosa/

 

Soy intolerante a la lactosa, ¿ahora qué?

La forma más fácil de evitar los síntomas de la intolerancia es evitar los alimentos que contengan lactosa y sustituirlos por la versión sin lactosa, por ejemplo. Pero siempre es conveniente acudir a un especialista para que te diga los cambios que debes hacer, si puedes ingerir algo de lactosa sin sentir molestias y que además te pueda aconsejar sobre cómo obtener calcio y vitamina D de otros alimentos. De todas formas, si eres un amante de los lácteos no tienes porque prescindir totalmente de ellos, siempre puedes tomar pastillas que te ayuden a digerir la lactosa como Nutira, pastillas de lactasa que compensan el déficit de esta enzima y que nos permiten así  poder disfrutar de los lácteos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*