Síntomas de la intolerancia a la Lactosa

Si eres intolerante a la lactosa, es decir si tu intestino delgado no produce la cantidad de enzima Lactasa suficiente para digerir la Lactosa, azúcar que se encuentra en la leche y otros derivados, seguramente ya estarás familiarizado con los molestos síntomas que acarrea ser intolerante: distensión abdominal, cólicos, flatulencias, diarrea y nauseas.

 

¿Qué provoca estos síntomas? Los producen las sustancias liberadas en la fermentación de la lactosa en el colon. En un sujeto no intolerante, la lactosa se absorbe en el intestino delgado, pero en un intolerante que carece de lactasa para metabolizar y transformar la lactosa en dos monosacáridos, pasa directamente al intestino grueso.

 

La lactosa al no digerirse en el intestino delgado se metaboliza por acción de la flora bacteriana colónica, lo que produce gases como hidrógeno, dióxido de carbono y metano, que se absorben a razón de 98%. Esta profusión de gases en el intestino grueso provoca distensión, balonamiento abdominal (sensación de estómago hinchado) y borgorismos, lo que comúnmente se conoce por movimientos y ruidos intestinales. Además, entre el 2% y el 2,5% de estos gases se excretan por vía rectal, provocando un aumento de las flatulencias. Y aquellos pacientes con una flora intestinal que produzca de forma predominante gas metano, se puede agravar el estreñimiento.

 

Aunque en la mayoría de ocasiones más que estreñimiento, si sufres de intolerancia a la lactosa se produce el efecto contrario, diarrea, esto es deposiciones muy blandas y frecuentes. Uno de los daños colaterales de estas deposiciones irregulares suele ser la aparición de un eritema perianal o escozor deposicional por la acidez de estas heces.

 

Los síntomas se presentarán en mayor o menor grado dependiendo de dos factores: el grado de mala absorción, esto es el déficit de la enzima Lactasa que tenga el paciente, y por otro lado el grado de intolerancia, que depende de la sensibilidad intestinal del sujeto. Del mismo modo los síntomas aparecerán antes (a los 30 minutos aproximadamente) si el alimento con lactosa se toma solo, por ejemplo un vaso de leche o si se toma mezclado con otros alimentos o al final de la comida ( como puede ser un helado de postre) seguramente los síntomas tardaran más en aparecer, alrededor de unas 2 o 3 horas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*