8 tips para intolerantes

Cada vez más personas se ven afectadas por la intolerancia a la lactosa, sin embargo, afortunadamente se pueden controlar los síntomas en intolerantes a la lactosa. Realizando cambios en la dieta y siguiendo algunos consejos podemos conseguir sobrellevar la intolerancia sin perder un ápice de salud.

 
1-Conoce los alimentos que contienen lactosa: Además de en los productos lácteos, también podemos encontrar lactosa en alimentos procesados como puede ser el pan, cereales secos, dulces, galletas, sopas, embutidos, alimentos preparados como pizza y lasaña etc. ¡Atención! porque hay alimentos con lactosa que quizás desconoces que la tiene.  En el artículo ALIMENTOS QUE CONTIENEN LACTOSA (y quizás no lo sabes), encontrarás toda la información sobre estos alimentos. 

2-Revisa las etiquetas de los alimentos: En relación con el punto anterior, es fundamental prestar atención a los ingredientes que componen cada alimento para determinar si podemos o no tomarlo ya que muchos de ellos pueden contener trazas de lactosa aunque nunca lo hubiéramos imaginado. En Nutira disponemos de un listado con todos los alimentos con y sin lactosa.
 
3. Prueba con los productos sin lactosa: Aunque son más caros, para las intolerancias a la lactosa altas, y para aquellos que no saben vivir sin lácteos, son la mejor de las soluciones. Una buena fórmula para no renunciar a los lácteos ni a las recetas a base de éstos.

 

4-Cuidado con los medicamentos: Muchos medicamentos contienen la lactosa como excipiente. Precisamente por eso hay que tener cuidado si se tiene intolerancia a ésta, ya que podrían provocar serias reacciones.

 

5-Disfruta productos lácteos con productos no lácteos: Muchas personas con intolerancia a la lactosa pueden consumir leche y productos lácteos sin padecer síntomas, si los ingieren en pequeñas cantidades y acompañados de otros alimentos, por ejemplo: leche con cereales, con galletas… El combinar productos lácteos con otros alimentos disminuye la manera en que la lactosa entra en tu cuerpo y favorece la digestión.

 

6-Consume probióticos: Los probióticos son organismos vivos que se encuentran en el intestino y que ayudan a mantener el aparato digestivo saludable. También los podemos encontrar en alimentos como el kéfir o en los yogures, leches fermentadas que se toleran mejor que la leche ya que contienen menos proporción de lactosa, lo que las hace más recomendables en casos más leves de intolerancia. Esto es así debido a la actividad de las bacterias durante el proceso de fermentación, éstas rompen la lactosa y consiguen reducirla a la mitad. Además, los fermentos llegan vivos al intestino y ayudan a digerir el resto de lactosa.

 

7-Toma calcio y vitamina D: El bajo consumo de lácteos puede ocasionar deficiencia de ambos nutrientes que son fundamentales para el buen funcionamiento de nuestro organismo. Para consumir suficiente calcio, opta por alimentos como el brócoli, sardinas, naranja, espinacas y los enriquecidos con este mineral. La vitamina D la encontramos en huevos, hígado y yogur, por ejemplo, y además el cuerpo también la genera cuando pasa tiempo al sol.

 

8-Toma pastillas de lactasa antes de comer lácteos: Las pastillas de lactasa como Nutira te ayudan a compensar el déficit de la enzima lactasa que padecen las personas con intolerancia y que ayuda a descomponer y digerir la lactosa evitando así los síntomas propios de la intolerancia a la lactosa como son dolor abdominal, gases, diarrea.

 

Lo más importante es que si percibes la intolerancia o si crees que eres intolerante a la lactosa acudas al médico oportunamente, ya que él te hará una serie de pruebas para diagnosticar este padecimiento y tratarlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*