El yogur en la dieta saludable, ¿sí o no?

El yogur es un alimento elaborado a base de leche fermentada por la acción de bacterias que convierten la lactosa (azúcar de la leche) en ácido láctico y éste favorece el desarrollo de un tipo de bacterias en la flora intestinal que son especialmente beneficiosas porque, entre otras cosas, previenen la aparición de otro tipo de bacterias que causan infecciones.

Hoy en día podemos encontrar una inmensa variedad de yogures en el mercado, pero principalmente en su forma más sencilla, el yogur es un alimento recomendado para una dieta saludable. Éstas son sus principales características y beneficios:

  • El yogur se tolera mejor que la leche porque la fermentación reduce la lactosa a la mitad y además los cultivos de bacterias que se utilizan en la fermentación, ayudan a fermentar la lactosa presente. Por este motivo el yogur es una buena opción para incluir lácteos progresivamente en las personas que no toleran bien la lactosa. Si tenemos una intolerancia alta, también existen yogures sin lactosa en el mercado.
  • Tiene proteínas de alto valor biológico
  • Favorece el funcionamiento intestinal y mantiene la flora bacteriana
  • Excelente fuente de calcio, fósforo y magnesio; minerales que favorecen al mantenimiento del sistema muscular y esquelético.
  • Ideal para dietas de adelgazamiento ya que es un alimento bajo en calorías pero rico en nutrientes. Además es una alternativa saludable a cualquier postre más calórico y una buena opción para comer entre horas.

¿Qué tipo de yogur elegir?

El yogur se presenta en múltiples variantes: con cereales, con fruta, griego, de distintos sabores y tamaños. Sin embargo, esta enorme oferta del mercado es lo que complica la elección a la hora de incluirlo en la dieta.

En los últimos años son muchos los titulares contradictorios acerca de la grasa en los productos lácteos. Una recomendación es optar por lácteos bajos en grasa ya que la grasa láctea es principalmente saturada y está relacionada con el aumento de colesterol y enfermedades del corazón. Sin embargo, este punto de vista últimamente ha sido cuestionado en algunos estudios que vinculan la grasa en los productos lácteos a un menos riesgo de tener obesidad, enfermedades del corazón y diabetes. De todos modos, los resultados aún no son concluyentes y se sigue investigando sobre el tema.

Otro aspecto a tener en cuenta  es que el azúcar refinado parece ser peor para la salud que las grasas saturadas, es decir que si uno se enfrenta a la elección entre un yogur sin grasa azucarado y una opción con grasa sin azúcar, será mejor el segundo. No debemos preocuparnos por los azucares inherentes a los lácteos, ya que estos vienen de manera natural, el verdadero problema con los azúcares son los edulcorantes y endulzantes artificiales añadidos a los yogures.

También cabe decir que si un yogur viene con pedazos de galletas debe considerarse como un postre y no como alimento para tomar en tu día a día. Muchos yogures con sabor a fruta tienen muy poca fruta real y mucho azúcar añadido. La opción más saludable siempre será optar por un yogur natural y endulzarlo en el momento de consumirlo con fruta fresca o miel, por ejemplo.

Un comentario para “El yogur en la dieta saludable, ¿sí o no?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*