fbpx

¿El sentir molestias abdominales tras la ingesta de lácteos significa que, irremediablemente, no toleras el azúcar de la leche? No. Los síntomas son muy variados y se pueden confundir con otras patologías. Entonces… ¿cómo saber si eres intolerante a la lactosa?

Síntomas a tener en cuenta

La sintomatología de la intolerancia a la lactosa es muy diversa, ya que puede incluir dolor abdominal, hinchazón, diarreas, gases, náuseas o vómitos. El comenzar con estos síntomas entre media hora y dos horas después de la ingesta de lácteos puede dar algunas pistas sobre las causas de ese malestar.

Sin embargo, estas molestias pueden confundirse con otras que derivan de diversas enfermedades como la alergia a la proteína de la leche, el síndrome del intestino irritable o la enfermedad de Crohn, entre otras. Así, la única forma de saber si eres intolerante o no a la lactosa es acudiendo a un médico especialista.

como-saber-si-eres-intolerante-a-la-lactosa

La importancia de acudir al médico

El personal médico cualificado es quien puede determinar si existe o no intolerancia. Para ello, llevará a cabo los test o las pruebas que considere necesarias para corroborar los posibles problemas para digerir la lactosa con normalidad.

En cualquier caso, es imprescindible que se confirme el diagnóstico de esta patología (así como el grado o nivel de intolerancia) para tomar las medidas adecuadas y que la persona no tenga que sufrir de nuevo los desagradables síntomas. Además, si no se confirma la intolerancia a la lactosa, quizá se pueda verificar la presencia de otra enfermedad. Y llevar a cabo así el tratamiento adecuado.

Soy intolerante a la lactosa: ¿ahora qué?

De primeras puedes pensar que al diagnosticar una intolerancia a la lactosa lo primero que debes hacer es suprimir todos los lácteos y derivados de tu dieta. Pero no es cierto. La leche es un alimento que aporta una enorme cantidad de nutrientes que el cuerpo necesita. El calcio y la vitamina D son dos buenos ejemplos, pues el organismo los requiere para su normal funcionamiento. Por tanto, suprimir del todo su presencia en la dieta sin suplir su déficit puede afectar negativamente a la salud.

En consecuencia, tras saber si eres intolerante a la lactosa lo primero es seguir las recomendaciones del especialista médico. Luego, en función del nivel de intolerancia deberás conocer qué cantidad de lactosa puedes ingerir sin que te afecte. Por último, puedes optar por los complementos alimenticios de lactasa, como los comprimidos y cápsulas de Nutira, para ayudarte a digerir esta sustancia sin ningún problema.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *