Hoy tenemos la excusa perfecta para darnos un delicioso y goloso homenaje, ¿sabes por qué? ¡Porque es el Día Mundial del Cacao! Además, ha llegado julio, el buen tiempo y apetece algo dulce y refrescante, por ello, queremos echarle imaginación y proponerte diferentes recetas de helados de chocolate caseros sin lactosa para que disfrutes al 100% del verano. 

Simples y deliciosas: 3 recetas de helado de chocolate sin lactosa

 

Helado de chocolate y plátano sin lactosa

Vamos a comenzar por un delicioso helado de chocolate y plátano que no sólo te encantará por su sabor, sino, por lo fácil que resulta su elaboración. En cuestión de minutos podrás gozar de un dulce refrescante y muy bueno para la salud, por su alto contenido en magnesio y potasio. 

¿Qué necesitamos?

  • 3 plátanos cortados y congelados
  • Cacao en polvo
  • Leche vegetal de coco
  • Sirope de agave 
  • Nueces

¿Cómo lo hacemos?

La preparación es muy fácil. Lo primero que debes hacer es coger los plátanos picados y congelados y ponerlos en la batidora. Una vez dentro, se le añade un chorrito de leche de coco y se bate. Es recomendable no poner mucha leche para que no quede demasiado líquido. Cuando los plátanos estén bien integrados con la leche, añade 2 cucharadas grandes de cacao en polvo y sirope de agave al gusto. Todo eso se bate de nuevo y en cuestión de minutos tendrás en tus manos un delicioso helado de chocolate y plátano. Puedes comerlo en el momento o utilizar un recipiente hermético para congelarlo de nuevo. Como toque final, coloca el helado en un recipiente hondo y añade por encima un topping de nueces picadas y, si te apetece, un poco más de sirope. ¡A disfrutar!

Helado tipo Mcflurry sin lactosa

En segundo lugar tenemos una receta igual de fácil y de deliciosa: helado tipo Mcflurry sin lactosa.

¿Qué necesitamos?

  • 600 mililitros de nata para montar sin lactosa
  • 150 mililitros de leche condensada sin lactosa
  • 50 gramos de azúcar
  • 1 cucharada pequeña de esencia de vainilla 
  • 3 galletas de Oreo
  • Sirope de chocolate o cacao en polvo

¿Cómo lo hacemos?

En el caso de este helado tipo Mcflurry, lo primero que hay que hacer es montar la nata. Una vez empiece a coger un poco de cuerpo, añádele una cucharada pequeña de vainilla y 50 gramos de azúcar. Sigue batiendo hasta que la nata esté completamente montada. Cuando esté lista, añade 150 mililitros de leche condensada y vuelve a batir para que se mezclen bien todos los ingredientes. 

Finalmente, saca la mezcla y colócala en un recipiente de vidrio que deberás poner posteriormente a reposar en el congelador. Es recomendable dejar reposar unas 3 horas para que coja la textura de helado y cada 40 minutos remover con una cuchara para mantener la cremosidad. Finalmente, solo falta sacar el helado, colocarlo en un recipiente, bañarlo de galleta oreo triturada y sirope de chocolate (o espolvorear el cacao en polvo), ¡y a disfrutar!

 

Helado de chocolate con yogur griego sin lactosa

Por último, un helado que se va a convertir en un must este verano: helado de chocolate con yogur griego sin lactosa. Una receta fácil y sencilla, que se caracteriza por una textura increíblemente cremosa y suave al gusto.

¿Qué necesitamos?

  • 500 mililitros de yogur griego sin lactosa
  • 3 cucharadas pequeñas de cacao en polvo
  • 200 gramos de chocolate en barra
  • 1 cucharada de vainilla
  • Nueces

¿Cómo lo hacemos?

Para realizar este helado lo primero que deberás hacer es derretir los 200 gramos de chocolate en barra en el microondas. Una vez esté bien derretido, coge un recipiente hondo y coloca los 500 mililitros de yogur griego sin lactosa, las 3 cucharadas de cacao en polvo, la cucharada de vainilla y el chocolate derretido. Bate esta mezcla durante varios minutos hasta que todos los ingredientes estén bien integrados y cuando esté listo, mételo al congelador durante unas 3 horas.

Una vez haya pasado este tiempo, sácalo del congelador y adórnalo con unas nueces. ¡Listo!

Como ves, hacer deliciosos helados caseros de chocolate sin lactosa no tiene ningún misterio. Con fruta, frutos secos, leche condensada, galletas, yogurt, café… ¡las posibilidades son infinitas! ¿Nos ponemos manos a la obra? 

¡A disfrutar como se merece el Día Mundial del Cacao! 

Deja un comentario:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.