¿No hay postres cuyo sabor te hace viajar en el tiempo? Rememora esos momentos con tus abuelos ¡sin miedo a las molestias por tu intolerancia! Con esta receta de arroz con leche sin lactosa con acabado cremoso podrás disfrutar al máximo del momento del postre. Prepárate para rebañar la tarrina.

  • 200 g de arroz.
  • 200 g de azúcar.
  • 1 litro de leche sin lactosa entera.
  • Canela en rama.
  • Canela en polvo (al gusto).
  • Una naranja.
  • Un limón.
  • Una cucharada de margarina vegetal (opcional).

Paso 1

La preparación del arroz es igual de importante que su cocción. Así que empieza por lavar bien los granos para quitarles el almidón. Para ello lo mejor que puedes hacer es cubrirlos de agua en un cazo hasta que hierva durante un par de minutos. De esta manera, el arroz quedará mucho más blando y no tan suelto.

Paso 2

Por otra parte, ve calentando a fuego alto en una cazuela la leche sin lactosa (otras bebidas sin lactosa no dejan la misma textura) con el trozo de canela en rama, la piel del limón y la de la naranja.

Al cortar estas cáscaras intenta no dejar al descubierto la parte blanca, ya que puede dejar un sabor amargo en el postre.

Paso 3 

Cuando la leche comience a hervir, baja a fuego medio-bajo e incorpora el arroz en la cazuela. Deja que los granos se cuezan unos 15 minutos mientras vas removiendo cada poco tiempo. Luego echa el azúcar y remueve de vez en cuando durante los siguientes 10 minutos. De esta manera evitarás que el arroz se quede pegado al cazo, pero tendrás la seguridad de que termina bien hecho.

Para que tu arroz con leche sin lactosa quede perfecto, recuerda quitarle primero el almidón y removerlo de vez en cuando mientras se cuece.

Paso 4 

En caso de que quieras el arroz un poco más cremoso, puedes añadir más cantidad de leche (en tal caso, siempre caliéntala antes) o una cucharada de margarina vegetal (también puedes usar mantequilla sin lactosa). ¡Y ya casi está! Deja reposar todo durante 5 minutos para que el arroz siga absorbiendo la leche.

Paso 5 

Después retira las cáscaras de limón y naranja (así como la canela en rama) y sirve cada ración en un cuenco individual.

Espolvorea un poco de canela molida encima de cada una de las raciones y mételas en la nevera durante un par de horas antes de consumirlas.

¡Hecho! Ya tienes tu arroz con leche sin lactosa cremoso y… ¡con sabor tradicional! Disfruta de los recuerdos de la infancia que te traerá este postre. Pero… ¿qué mejor que compartir esa sensación con tus amigos y familiares? Solo tienes quepublicar este artículo en redes para que todos se apunten a probar este fantástico postre… ¡sin lactosa!

Deja un comentario:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.