¿Renunciar al yogur por ser intolerante a la lactosa? ¡Con Nutira no tienes por qué! No dejes de disfrutar del sabor y beneficios de este lácteo por tu intolerancia. Descubre qué yogures son los más recomendados para los intolerantes y anímate a hacer yogur casero sin lactosa.

 

¿Qué es el yogur?

El yogur es un lácteo obtenido del proceso de fermentación de microorganismos específicos de la leche.

Actualmente, se reconoce al yogur como un alimento saludable y recomendable para cualquier dieta equilibrada. Además, su  gran variedad de gustos y sabores lo convierten en un lácteo de lo más versátil y delicioso. Es por eso que, en este post, te descubrimos cómo hacer yogur casero sin lactosa de manera fácil y rápida.

Primero de todo te preguntarás…

¿Cuáles son algunos de sus principales beneficios?

  • Los yogures mejoran la salud digestiva y mantienen la flora bacteriana.
  • Son una fuerte fuente de calcio, fósforo y magnesio y tienen un alto contenido de vitamina B12, clave en la prevención de enfermedades cardíacas.
  • Tienen una menor cantidad de lactosa que otros lácteos como la leche.

Soy intolerante a la lactosa: ¿puedo consumirlo?

Es una de las preguntas que generan más duda, si un intolerante a la lactosa puede comer yogur y la respuesta es… ¡Sí! Aunque existen ciertos matices, las personas con intolerancia a la lactosa sí que pueden consumir este alimento.

¿Y cuáles son estos matices? Básicamente, recaen en el nivel de intolerancia que la persona tenga. Las bacterias que habitan en el yogur son las más toleradas por las personas que sufren esta intolerancia, por lo que es importante ser conocedor de cuál es tu grado con tal de incorporar este lácteo a tu dieta.

Recuerda que, si tienes dudas sobre el estadio de tu intolerancia, lo mejor es acudir a un profesional para que te haga las pruebas necesarias y así delimitarlo.

¿Cuáles son los yogures más recomendados?

Como comentábamos, todo depende del grado de tu intolerancia. Si, por ejemplo, es alta, lo recomendable es optar por yogures sin lactosa, o bien, tomar Nutira antes de consumirlos para una mejor digestión.

Lo que sí es unánime es lo siguiente: ¡la versatilidad de los yogures nunca deja de sorprendernos! Con fruta, cereales, de diferentes sabores… Todo ellos, ¡opciones de lo más válidas!

¿Cómo se elabora el yogur?

El proceso de elaboración del yogur es de lo más sencillo. ¡Toma nota!

¿Qué necesitas?

  • 1 L. de leche entera sin lactosa.
  • 1 yogur natural sin lactosa (sin leche en polvo entre sus ingredientes).
  • 1 brick de nata para montar sin lactosa.
  • Endulzante (opcional).

¿Cómo se prepara?

Primero, coge una olla y vierte la mitad de la leche para ponerla a fuego medio. Así, podrás añadir la nata y dejar la mezcla hasta que hierva. Una vez que rompa a hervir, resérvala en un bol aparte.

Después, incorpora el yogur y el endulzante (si así lo deseas), en otro recipiente para ir removiéndolo constantemente con una cuchara de madera y así obtener una mezcla homogénea. Seguidamente, vierte el resto de leche restante en el bol y sigue batiendo durante unos 5 minutos aproximadamente. ¡La mezcla debe quedar bien espesa!

Llegados a este punto, mezcla el contenido de ambos recipientes en uno solo y bate hasta que observes que la mezcla tiene un aspecto homogéneo. Luego, deja que se enfríe a temperatura ambiente.

Una vez enfriado, vierte la mezcla en vasos de yogur y déjalos en la nevera durante toda la noche. De esta manera, el yogur estará bien cuajado. ¡Y listo! Ya puedes degustar tus deliciosos yogures sin lactosa caseros.

Y como queremos que encuentres un yogur a tu medida, te dejamos con algunas ideas que serán una explosión de sabores en tu paladar.

Yogur casero con frutos rojos

¡Nos encantan los frutos rojos y todos sus beneficios antioxidantes!

¿Qué necesitas?

  • 1 yogur casero sin lactosa.
  • Frutos rojos: arándanos, moras, frambuesas o grosellas.

¿Cómo se prepara?

Incorpora en tu vaso de yogur casero sin lactosa aquellos frutos rojos que más te gusten como arándanos, moras, frambuesas, grosellas, y… ¡a disfrutar!

Yogur casero con frutos rojos

Yogur helado de limón

Ligero, fresquito y exquisito: ¡así es este yogur casero sin lactosa!

¿Qué necesitas?

  • 1 yogur casero sin lactosa.
  • Frambuesas.
  • Ralladura de 1 limón.

¿Cómo se prepara?

En primer lugar, incorpora la ralladura de 1 limón sobre el yogur casero sin lactosa previamente elaborado. Después, déjalo en el congelador durante 2 horas aproximadamente y retíralo 15 minutos antes de consumirlo.

Recuerda que el proceso de congelación dependerá de la potencia de cada congelador, por lo que lo más recomendable es que vayas revisando su estado para conseguir la textura deseada.

Para acabar, acompaña este deleite con algunas frambuesas y, ¡a refrescarse con este postre!

 

Yogur helado de limón

Yogur con chocolate y frutos secos

¿Eres choco-addict? Entonces, ¡esta receta tiene tu nombre!

¿Qué necesitas?

  • 1 yogur casero sin lactosa.
  • Frambuesas, moras y arándanos.
  • Frutos secos: nueces y almendras.
  • Crema de chocolate sin lactosa.

¿Cómo se prepara?

Primero, en un vaso de yogur vacío, añade una capa fina de tu crema de chocolate sin lactosa favorita y extiéndela sobre el mismo de manera uniforme. Así, podrás incorporar algunos de los frutos secos que hayas seleccionado: nueces, almendras, avellanas… ¡hay tantos por elegir!

Una vez lo tengas, sigue añadiendo delicadamente capas de tu yogur casero sin lactosa y crema de chocolate de manera intercalada para que, una vez el vaso de yogur esté completo, darle el toque final con los frutos rojos y secos.

Por último, coge una cuchara y, ¡a saborear esta delicia!

Yogur con chocolate y frutos secos

Smoothie de yogur, fresa y kiwi

¡Los smoothies aterrizan con fuerza! Una de las bebidas estrella en primavera.

¿Qué necesitas?

  • 1 yogur casero sin lactosa.
  • 4 fresas (opcional incorporar más para intensificar su sabor).
  • 2 kiwis (opcional incorporar más para intensificar su sabor o como elemento decorativo).
  • Granola o cereales integrales (opcional).
  • 2 vasos de leche sin lactosa.

¿Cómo se prepara?

Antes que nada, empieza lavando las fresas para luego escurrirlas e incorporarlas en pequeños trozos en la batidora. Después, añade el yogur y un vaso de leche y bátelo hasta que esté homogéneo y espeso. Déjalo reposar en la nevera.

Ahora, corta los kiwis e introdúcelos de nuevo en la batidora junto al otro vaso de leche sin lactosa y bate hasta conseguir la textura deseada.

Llegados a este punto, coge un vaso alto y agrega un puñado de granola o cereales integrales, si así lo decides, junto a la mezcla de kiwis e incorpora más porciones de esta fruta como elemento decorativo para incrementar el sabor de este delicioso smoothie.

Por último, vierte la obtenida de fresas bien fresquita y, ¡a degustar este delicioso batido!

Smoothie de fresa y kiwi

Como ves, ninguna intolerancia es motivo suficiente para excluir los yogures y todos sus beneficios de tu alimentación, así que es momento de ponerse manos a la obra y hacer yogur casero sin lactosa en casa. Además, recuerda que siempre que vayas a consumir algún lácteo o alimento con lactosa, puedes tener a mano los comprimidos de Nutira para una mayor digestión por lo que ya no hay excusa… ¡A disfrutar de los lácteos!

 

 

Deja un comentario:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.