fbpx

¿Cómo lo hacen? ¿Cómo la industria es capaz de coger la leche, un alimento cuyos ingredientes están completamente diluidos, y sacar de ahí la lactosa? Aunque es normal que nos hagamos esa inocente pregunta, el proceso no es exactamente así. Te explicamos cómo se hace la leche sin lactosa para que puedas saciar tu curiosidad.

Pero primero… ¿qué es la intolerancia a la lactosa?

Los síntomas de la intolerancia a la lactosa surgen debido a la incapacidad del intestino de sintetizar lactasa, una enzima que se encarga de dividir la lactosa (que es un disacárido) en sus dos componentes fundamentales, la glucosa y la galactosa. Estos últimos son fácilmente digeribles por el intestino grueso.

En consecuencia, una persona que tenga déficit de lactasa tendrá molestias (como dolor abdominal, gases o vómitos, entre otros) al intentar digerir el azúcar de la leche. En función del grado de intolerancia que sufra, es decir, de la cantidad de lactosa que tenga fisiologicamente, podrá ingerir diferentes cantidades de lactosa sin mostrar síntomas: desde nada en absoluto hasta un vaso de leche, por ejemplo.

Cómo se quita la lactosa de la leche

La leche sin lactosa se hace incorporando lactasa a la fórmula. De esta manera, la lactosa se divide en glucosa y galactosa antes de ser ingerida, lo que deriva en una digestión mucho más sencilla por parte de las personas con intolerancia al azúcar de la leche.

La leche sin lactosa se hace añadiendo lactasa a la bebida, lo que deriva en la ruptura de este azúcar en glucosa y galactosa.

Por tanto, a los lácteos con la etiqueta “sin lactosa” no se les ha retirado este disacárido como si de una pieza de un puzzle se tratase. Lo que se ha hecho realmente es incorporar un elemento que se encarga de romper la unión entre sus dos moléculas básicas, razón por la que los intolerantes pueden tomarla.

Ahora que sabes cómo se hace la leche sin lactosa, entenderás que las afirmaciones sobre que esta bebida posee menos calcio o nutrientes que la leche tradicional no tienen sentido. De hecho, el resto de componentes siguen intactos tras el proceso de incorporación de la lactasa. Comparte este artículo en tus redes sociales para que tus amigos tampoco se dejen engañar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *