fbpx

¡Arriba! Comienza el día y tu cuerpo necesita un extra de energía para encararlo con ánimo y fuerza. Y si eres intolerante al azúcar de la leche, ¡no pasa nada! Aquí tienes algunos ejemplos de desayunos sin lactosa muy saludables que te van a encantar. 

¿Por qué es tan importante el desayuno?

El desayuno es la primera comida del día y también una de las más importantes para tu salud. Te ayuda a reponer las energías y nutrientes que el organismo pierde durante las horas de descanso y es fundamental para empezar el día con un buen estado físico y mental. 

¿Qué nutrientes debe tener el desayuno?

Según la OMS, un desayuno equilibrado debería tener cereales (preferiblemente integrales), fruta fresca y algún tipo de lácteo u otra fuente de calcio.

En definitiva, la primera comida del día debe poseer vitaminas, proteínas y carbohidratos imprescindibles para tener fuerzas durante las primeras horas del día.

Bajo ninguna circunstancia los cereales integrales, el pan o la fruta deben sustituirse por productos de bollería industrial. Además de no ser tan nutritivos como los que ya te hemos comentado, contienen más calorías y grasas, lo que no se traduce en un mayor efecto saciante. 

Desayunos para intolerantes a la lactosa

¿Qué puede comer una persona con intolerancia a la lactosa a la hora del desayuno? Aunque parezca que los alimentos con lactosa son imprescindibles, puedes elegir otras opciones para lograr unos desayunos saludables que te aporten energía.

Un desayuno sin lactosa de pan tostado con atún, fruta fresca y café con leche de almendras es nutritivo y saludable, perfecto para los intolerantes. 

Alternativas para ingerir hidratos

El pan tostado con atún, miel o un embutido (revisando la etiqueta para evitar ingerir lactosa oculta) es un buen sustituto del pan de molde o las galletas. Además de más saludable, este pan, generalmente, no lleva lactosa. 

También puedes decantarte por un bol de porridge con copos de avena, muesli con cereales (con pasas y almendras le darás un extra de energía), crepes hechas con harina de trigo sarraceno o tostadas con aguacate. 

 

Bebidas sin lactosa

Hay un montón de bebidas saludables sin lactosa que puedes incorporar a tus desayunos. La leche de almendra, de arroz o avellana son muy buenas opciones. No obstante, recuerda que también puedes beber leche sin lactosa sin miedo a tener molestias gástricas.

 

Fruta fresca

Recuerda que con la fruta fresca no tendrás ningún problema con tu intolerancia. Si las prefieres en formato líquido, puedes optar por los batidos de fruta. Estas bebidas sin lactosa son fáciles de preparar y permiten añadir muchos alimentos que tu cuerpo necesita. 

Puedes combinar frutas como la manzana, la pera, el kiwi, la papaya, las fresas y la piña con vegetales de hoja verde. También puedes añadirle algunas especias como jengibre, cardamomo o canela. Aunque pueda parecer una mezcla extraña, el sabor es delicioso y el resultado te aportará muchísimas vitaminas para afrontar el día con energía. 

Ahora que ya tienes varias alternativas de desayunos sin lactosa, ¿a qué esperas para incorporarlos a tus mañanas? Comparte este artículo en tus redes sociales para que tus amigos intolerantes también sepan cómo disfrutar de un buen comienzo de la jornada. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *