fbpx

Cuando eres intolerante al azúcar de la leche, incluso tomar unas cañas con unos amigos puede convertirse en un ejercicio de investigación en busca de lactosa “oculta” entre los ingredientes. Hoy vamos a analizar si el vino o la cerveza tienen lactosa. Sigue leyendo y evita molestias en tus momentos de ocio.

Seguro que cuando recibiste el diagnóstico de intolerancia a la lactosa comenzaste a buscar aquellos alimentos que debías eliminar completamente de tu dieta o bien restringir su consumo.

Y qué sorpresa te llevaste al saber que en determinados tipos de pan, en el embutido o en las sopas instantáneas podía haber lactosa. Pero… ¿y qué ocurre con la cerveza?

En la página web de la Asociación de Intolerantes a la Lactosa de España (Adilac), encontramos información sobre los alimentos que pueden contener lactosa, como por ejemplo, las bebidas alcohólicas, fermentadas o destiladas. Y, entre ellas, está la cerveza.

¿Por qué? ¿Para qué podría servir el azúcar de la leche aplicada a esta bebida alcohólica? Pues muy sencillo, para darle un sabor un poco más dulzón y, además, añadirle un poco de cuerpo a la textura de la cerveza.

Y el vino, ¿tiene lactosa?

Algunas bodegas pueden utilizar derivados lácteos en el proceso de fermentación para aclarar el vino por lo que el vino puede contener lactosa. 

Pero… ¿entonces no puedo volver a probar la cerveza o el vino hasta el fin de mis días?, te preguntarás. No, no es tan trágico. Como te explicamos en los próximos párrafos, solo tienes que seguir estas recomendaciones.

¿Pueden beber alcohol los intolerantes a la lactosa?

Lo primero que debes hacer es informarte. Lee muy atentamente el etiquetado de las bebidas y ponte en contacto con los fabricantes en caso de que tengas cualquier tipo de duda. Llevando a cabo este sencillo ejercicio seguro encuentras los productos más adecuados para ti.

Si no sabes con total seguridad si la bebida lleva a no lactosa y tu grado de intolerancia es muy alto, lo mejor es no tomarla o ingerir Nutira justo antes. De esta manera minimizas el riesgo de tener molestias intestinales.

Como ves, si un determinado vino o cerveza tiene lactosa, no tiene por qué afectarte. Solo tienes que prestar atención a los ingredientes para evitar su ingestión o tomar lactasa. Comparte este artículo con tus amigos en redes sociales para que sepan que: a) no vas a dejar de salir con ellos a causa de tu intolerancia y b) si ellos también la padecen, ¡tampoco tienen que dejar de disfrutar del vino o la cerveza!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *