fbpx

Todo tiene su razón de ser. Sobre todo cuando hablamos de los ingredientes de la leche materna, tan importante para el desarrollo del organismo. Y para corroborarlo, te explicamos para qué sirve la lactosa, el azúcar presente en la leche de todos los mamíferos. 

En primer lugar, ¿qué es la lactosa?

La lactosa, también conocida como el azúcar de la leche, es un disacárido formado por glucosa y galactosa. Esta sustancia, encargada de darle ese toque dulzón tan característico de la leche, también se utiliza mucho en la industria alimentaria para potenciar el sabor de diferentes productos. 

Si quieres saber realmente cuál es la función de la lactosa en el organismo, debes conocer, en primer lugar, qué es y cuáles son sus componentes fundamentales: la glucosa y la galactosa. 

Las personas que tienen intolerancia a la lactosa sufren problemas para digerirla en el intestino por falta de lactasa. Esta última es la enzima encargada de separar el disacárido en sus dos componentes fundamentales. Y ahora que ya conoces este azúcar, descubre para qué sirve. 

Principalmente, ¿cuál es la función de la lactosa?

 

Como energía para el bebé

El organismo utiliza los dos monosacáridos de los que está compuesta la lactosa (recuerda: glucosa y galactosa) como fuente de energía. De hecho, la leche materna posee nada menos que un 7,2% de lactosa (frente al 4,7% que tiene la de vaca) para aportar casi la mitad de la energía que requiere el recién nacido para crecer. 

 

Como fuente de galactosa

Llegados a este punto, ya te haces una idea de qué función tiene la lactosa. Pero aún hay más. Porque mientras la glucosa se puede encontrar en otros alimentos, la lactosa es la única fuente de galactosa. Pero… ¿qué relevancia tiene la galactosa? ¿En qué procesos interviene?

Tiene un papel clave en diferentes procesos del sistema nervioso e inmunitario. En primer lugar, es un componente de la membrana que recubre las células nerviosas. Por otro lado, también es parte fundamental de los glóbulos que determinan los diferentes grupos sanguíneos. 

 

Otras funciones de la lactosa

El azúcar de la leche también está relacionado con la correcta absorción del calcio, el cobre o el zinc, sobre todo en los primeros meses de vida del bebé. Además, la lactosa también sirve para favorecer las bifidobacterias en la zona del intestino. 

¡Y eso no es todo! Otras de las funciones biológicas de la lactosa es ayudar a frenar el deterioro de algunas prácticas inmunitarias vinculadas al envejecimiento. Así que, como ves, el azúcar de la leche tiene muchas más propiedades de las que a priori podrían parecer. 

Pero, ¿y qué ocurre con los lácteos sin lactosa? Es normal que te hagas esta pregunta. Sigue leyendo y descubre que también puedes beneficiarte de gran parte de las ventajas de los alimentos etiquetados como sin lactosa

¿Qué pasa con la leche sin lactosa?

¿Sabes cómo se hace la leche sin lactosa? Realmente no se forma quitándole el azúcar de la leche a este alimento. Lo que realmente ocurre es que se añade lactasa, la enzima encargada de dividir el disacárido en sus dos componentes básicos: glucosa y galactosa. Por tanto, el intestino deja de tener problemas en su digestión.

Teniendo en cuenta que, de esta forma, el organismo sigue recibiendo reservas de glucosa y galactosa, todas las propiedades de estos dos monosacáridos siguen estando intactas en los productos sin lactosa. 

¿Ya tienes una idea más clara de para qué sirve la lactosa en el cuerpo humano? Seguro que sí. Pero… ¿crees que tus amigos también conocen sus propiedades? Si no es así, comparte este artículo en tus redes sociales y deja que las conozcan. 

3 comentarios de “¿Para qué sirve la lactosa? Descubre cuál es su función

  1. Avatar
    Aurora Villate Szigriszt dice:

    Muy interesante.
    Cuántas veces no lo hemos sabido hasta muy mayores y cuántos problemas nos ahorraremos conociendo su cometido…

    • Nutira
      Nutira dice:

      Es importante conocer todos los conceptos en torno a la intolerancia a la lactosa 🙂 Nos alegramos de que te haya servido. ¡Muchas gracias por tu comentario, Aurora!

Deja un comentario:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *