¿Te apetece una crujiente y deliciosa pizza? ¡Pues preparemos una! Ya no hay razón, ni excusa para que la intolerancia a la lactosa sea un obstáculo en tu día a día. Además, contamos con los comprimidos de Nutira: ¡Nuestros mejores aliados para disfrutar de todos los momentos sin excepción! Sin embargo, en Nutira no subestimamos el malestar que puede causar este trastorno y por esa razón hemos preparado una deliciosa receta de pizza casera sin lactosa con la que podrás gozar sin ningún tipo de preocupación. ¡Vamos allá!

¡Una pizza sencilla, deliciosa y sin lactosa!

 

¡Comencemos por la masa!

 

¿Qué necesitamos?

  • 500 gr de harina de trigo
  • 300 ml de agua templada 
  • 5 gr de levadura seca de panadería
  • 2 cucharaditas de sal
  • 1 cucharadita de azúcar
  • 2 cucharadas de aceite de oliva

¿Cómo la hacemos?

  1. Mezcla la harina con la sal: En un recipiente grande une la sal con la harina y revuelve durante unos segundos. Una vez se mezclen, haz un espacio en el medio.
  2. Mezcla el agua con la levadura y el azúcar: Disuelve la cucharada de azúcar y la levadura de panadería en el agua templada. Revuelve y deja que repose 10 minutos.
  3. Agrega el agua a la harina: Mezcla el agua con levadura y azúcar en el recipiente donde está la harina. Añade, además, el aceite de oliva. Mézclalo, ya sea con las manos o con una cuchara, hasta que la harina absorba todo el agua. Una vez la masa esté consistente y se haya despegado de las paredes del recipiente, sácala. 
  4. ¡A amasar!: Pon un poco de harina en la superficie y amasa la masa durante 10 minutos.
  5. Deja reposar durante 45 a 60 minutos y ¡Listo!: Una vez esté bien amasada, moldeala hasta formar una bola y cúbrela con unas gotitas de aceite. Posteriormente tápala con un trapo y déjala reposar durante aproximadamente una hora. 

Y ¿Ahora?

Imagen de pizza sin lactosa casera de Nutira

¡Vayamos a por la pizza!

 

¿Qué necesitamos?

  • Salsa de tomate 
  • Tomate en rodajas
  • Aceitunas negras
  • Mozzarella sin lactosa 
  • Maíz
  • Albahaca (¡No puede faltar!)

¿Cómo la hacemos?

  1. Estira la masa: Coloca en la superficie de tu cocina un poco de harina para que la masa no se pegue y estírala. Una vez la hayas estirado uniformemente, pásala a la bandeja o recipiente que meterás al horno.
  2. Agrega la salsa de tomate: Lo primero que se coloca es la salsa, así que con una cuchara vete agregando y expandiendo el tomate por toda la masa hasta cubrirla entera. ¡Cuanta más añadas, más sabor y los ingredientes se mezclarán mejor!
  3. Agrega el resto de ingredientes: Corta el resto de ingredientes y colocalos en la masa. Reparte las rodajas de tomate, un puñadito de maíz y rocía con una generosa lluvia de albahaca y mozzarella sin lactosa.
  4. ¡Al horno y a esperar!: Mete la pizza en el horno y hornea durante 15 minutos o hasta cuando los bordes se vean crujientes.
  5. ¿Y ahora? ¡A disfrutar de nuestra pizza casera sin lactosa!

 

Fácil y sencillo, ¿no? ¿A qué esperas para hacerla?

Si te apetece compartir la pizza con algún rico postre, haz clic aquí y conoce nuestras recetas de chocolate sin lactosa.

 

Deja un comentario:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.