fbpx

Tomar lácteos es un auténtico placer, eso nadie puede negarlo. Pero para digerirlos con normalidad hace falta sintetizar una determinada enzima: la lactasa. ¿Qué es exactamente? ¿Cuál es su papel? Te contamos todo lo que debes saber sobre esta importante molécula.

Enzima lactasa: qué es y para qué sirve

La lactasa es una enzima (es decir, una proteína especializada en romper moléculas para su correcta absorción) que sirve para separar la lactosa (un disacárido) en sus dos componentes fundamentales: glucosa y galactosa.

Esta enzima, común en los mamíferos, se genera en las microvellosidades del intestino delgado durante la etapa lactante de las crías. La presencia de lactasa hace que la lactosa presente en la leche materna pueda ser hidrolizada y metabolizada correctamente.

El papel de la lactasa en los mamíferos

A pesar de que en la etapa lactante los mamíferos sintetizan lactasa intestinal, conforme la cría va creciendo se produce un notable descenso en la producción de esta enzima. Esto se debe a que, como el animal ya no consume leche, no se hace necesario continuar con la descomposición de lactosa (el principal azúcar de la leche)

La lactasa es básica para que los mamíferos puedan digerir sin molestias la leche materna.

Sin embargo, en los seres humanos se han dado determinadas mutaciones genéticas en los últimos 10.000 años (obviamente asociados a la domesticación de animales lecheros y a la difusión de la ganadería) que permiten la incorporación de la lactosa en la dieta adulta.

Esto se debe a una mera adaptación evolutiva para aprovechar un valioso recurso alimenticio. De hecho, la síntesis de lactasa en la edad adulta es un rasgo mendeliano que se hereda de forma dominante. 

Pero, como veremos dentro de unos párrafos, la capacidad para descomponer la lactosa no es la misma en diferentes zonas del mundo, pues depende de la preponderancia de la incorporación de lácteos a la dieta durante la edad adulta.

Patologías asociadas al déficit de lactasa

Ahora que ya sabes qué es la lactasa y has conseguido diferenciarla de la lactosa, veamos qué tipo de problemas pueden derivar de la falta de la primera para la digestión de la segunda.

Cuando hay un déficit de lactasa en el intestino delgado y se consumen lácteos, la lactosa que no se ha podido separar en sus dos componentes básicos pasa al intestino grueso. Allí fermenta y produce los síntomas clásicos de la intolerancia a la lactosa: dolor abdominal, diarrea, náuseas, flatulencias…

No obstante, hay que tener en cuenta que el consumo de lácteos por personas con intolerancia al azúcar de la leche no genera daños en el intestino. O sea, que los síntomas son transitorios y desaparecen en cuanto se elimina la lactosa de la dieta (o se consumen pastillas de lactasa para suplir el déficit de esta enzima).

Existen diferentes tipos de intolerancia a la lactosa. La primaria es la más común y se debe a la pérdida progresiva de la capacidad de sintetizar la enzima lactasa (como le ocurre a otros mamíferos). La secundaria se debe a algún daño sufrido por el intestino delgado, como los que derivan de la celiaquía o de una gastroenteritis. Por último, existe la intolerancia congénita, una enfermedad muy rara que se basa en la total ausencia de lactasa desde el nacimiento.

Los problemas de déficit de lactasa intestinal pueden derivar en distintos tipos de intolerancia a la lactosa.

Ahora que sabes cuál es la función de la lactasa y qué efectos produce su déficit, hay que añadir que este último no se debe confundir con la alergia a la proteína de la leche, pues se trata de otra patología distinta. Por tanto, es imprescindible acudir a profesionales médicos para un adecuado diagnóstico.

Prevalencia de la intolerancia a la lactosa

Como el consumo de leche no se reparte de igual manera en todas las poblaciones humanas, hay determinadas zonas donde la producción de la enzima lactasa en la edad adulta se da en menor porcentaje de la población.

lactasa

En algunas partes del globo donde la cultura culinaria no incorpora la leche, como India, Japón, China o buena parte de África, el predominio de la intolerancia primaria es muy alto. Pero en Europa, en el norte de América y en Australia la síntesis de lactasa intestinal se mantiene (en la mayoría de la población) durante la edad adulta.

Ventajas del consumo de Nutira

El consumo de lactasa ayuda a los intolerantes a la lactosa a hidrolizar  la lactosa en sus dos componentes fundamentales (glucosa y galactosa) antes de llegar al intestino grueso. Así, estas personas pueden ingerir lácteos sin miedo a sufrir los molestos síntomas derivados de su intolerancia.

¿Cómo tomar lactasa como por ejemplo Nutira? Es muy sencillo. Solo hay que ingerirlas justo antes de comenzar a comer algún alimento que contenga lactosa. En función de la cantidad de azúcar de la leche que contengan los alimentos, debemos variar el número de comprimidos o cápsulas  Nutira (pero, en cualquier caso, no se recomienda tomar más de 4 comprimidos de Nutira Masticable o 2 de Forte to go o  2 cápsulas de Forte a la vez).

Como ves, saber qué es la lactasa te ayuda a conocer mejor en qué consiste la intolerancia al azúcar de la leche y a minimizar sus síntomas.Comparte este artículo en tus redes sociales con tus amigos para que tus amigos también sepan cómo suplir el déficit de esta enzima.

Deja un comentario:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *