fbpx

¿Comer pizza sin lactosa fuera de casa… es posible? ¡Sí, por supuesto! Solo hay que tener en cuenta algunos aspectos para corroborar que no ingieres este azúcar de la leche sin saberlo. Si sigues los consejos que te damos en las siguientes líneas podrás estar seguro de que uno de tus platos italianos favoritos no va a sentarte mal.

Coméntalo con el camarero

Siempre, siempre, siempre debes decirle a la persona que te atienda en el local el problema de tu intolerancia a la lactosa (al igual que cualquier otra alergia o patología que pueda influir en tu alimentación). Seguro que no tendrá ningún problema en explicarte las pizzas que tienen en carta para ti.

Lo primero que debes hacer antes de pedir un plato es comentarle al camarero tu intolerancia a la lactosa.

Si puedes, mira cómo preparan tu pizza

Si estás buscando un lugar en el que puedas asegurarte de que vas a comer una pizza sin lactosa, acércate a una pizzería en la que veas cómo la preparan. Después de comentarle a los trabajadores del establecimiento tu situación, podrás tener todas las garantías de que tu comida no lleva esta sustancia observando su preparación.

Elige tú todos los ingredientes

Las que no llevan queso pueden estar igual o más sabrosas que las que lo llevan. Además, resultan mucho más ligeras, engordan menos y, la verdad, es que son igualmente exquisitas para el paladar. Elige una que no lleve ningún tipo de lácteo o bien una en la que seas tú quien escoja la combinación de los ingredientes.

La base de tu pizza puede ser, en lugar de queso, solo salsa de tomate. Los champiñones, el jamón, el atún, las aceitunas, los pimientos, el calabacín o las alcachofas son muy buenas opciones a barajar como posibles ingredientes. Combínalos a tu gusto y verás que sale realmente espectacular.

Pide la pizza sin lactosa… ¡y sin cortar!

Sobre todo, si tienes un tipo de intolerancia a la lactosa muy grave, pide que te traigan la pizza sin cortar. ¿Por qué? Muy sencillo. Los utensilios que usan para cortar o marcar estos productos a veces se usan sobre muchas de ellas antes de pasar al lavado, la mayoría de las cuales tienen queso en su base.

En caso de que no puedas tolerar ni pequeñas trazas de lactosa, lo mejor que puedes hacer es solicitar un cuchillo y un tenedor (en caso de que no los tengas ya en la mesa) y cortarla tú. No supone ningún esfuerzo y te puede ahorrar algún que otro disgusto digestivo.

¿Ves que salir fuera de casa a comer una pizza sin lactosa tampoco es tan complicado? Con solo tener en cuenta estas recomendaciones (o tomando Nutira antes de comer este alimento en su versión clásica) no tendrás ninguna molestia digestiva. Comparte este post en tus redes sociales para que tus amigos sepan que puedes salir con ellos a comer fuera sin ningún problema. ¡Que aproveche!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *