fbpx

¿Qué es más peligroso: una manzana sana o una visiblemente podrida? Ten en cuenta que, mientras la segunda ni siquiera llegarías a probarla, la primera puede ocultar algo nocivo. Y lo mismo ocurre con la cantidad de lactosa en los alimentos. Hay algunos en los que, a priori, no dirías que contienen el azúcar de la leche. Descubre cuáles sí la tienen y en qué porcentaje. 

Porcentaje de lactosa en la leche y otros lácteos

  • Leche: la cantidad de lactosa de la leche de vaca es la más alta en comparación con otros alimentos que podrás encontrar en el mercado. Ronda el 4,8%.
  • Mantequilla: debido al proceso de preparación de la mantequilla (que separa los componentes grasos de la leche), la lactosa no sobrepasa el 1%. 
  • Nata: este es un caso muy similar al de la mantequilla. De hecho, este derivado de la leche posee un 3% de lactosa. 

La cantidad de lactosa en los alimentos derivados de la leche es diferente según el producto del que estemos hablando.

  • Yogur: en general los intolerantes pueden digerir mejor el yogur que otros productos lácteos.
  • Queso curado o en lonchas: la cantidad de lactosa en estos quesos es muy baja, debido al proceso de fermentación. No obstante, ante cualquier duda leer la etiqueta.
  • Kéfir: el kéfir, aunque sea un derivado de la leche, lo pueden tomar sin problemas incluso los intolerantes a la lactosa. Esto se debe a que prácticamente todo el azúcar de la leche ha sido absorbido por las semillas que no han generado ácido láctico.

Lactosa en otros productos alimenticios

¿Creías que la lactosa solo estaba en los lácteos? Error. Esta sustancia se utiliza mucho en la industria alimentaria para potenciar el sabor de otros muchos productos. Aquí tienes algunos de los que, de primeras, no te imaginarías que contienen el azúcar de la leche. 

  • Pan: con el pan tradicional no tendrás ningún problema. Pero muchas marcas de pan de molde utilizan lactosa. Además, también debes tener cuidado con los panes que utilicen mantequilla en su proceso de elaboración.
  • Vino: en algunas bodegas se puede usar un pequeño porcentaje de lactosa para aclarar un poco el vino. Pero esto no ocurre en todas las bodegas ni en todos los vinos, así que revisa siempre el etiquetado para mayor seguridad. 
  • Medicamentos: hay algunos medicamentos que pueden tener una cantidad mínima de lactosa que se usa para compactar los ingredientes. De hecho, es tan pequeña que solo afecta a aquellas personas con un grado de intolerancia muy alto.
  • Alimentos precocinados: al igual que ocurre con el pan, los alimentos si se cocinaran de forma tradicional, no deberían  tener nada de lactosa (a no ser que, de por sí, se elaboren con productos que la posean). Sin embargo los alimentos precocinados pueden contenerla para potenciar su sabor o su conservación.

Consecuencias para los intolerantes a la lactosa

El grado de intolerancia que tenga cada persona al azúcar de la leche determinará su capacidad para digerir los alimentos de los que acabamos de hablar sin molestias. Mientras algunas personas con un grado medio o bajo tolerarán sin problema productos con un porcentaje de hasta el 2% de lactosa, aquellas con un grado alto no podrán digerir con normalidad ni siquiera mínimas trazas.

Por eso es tan importante revisar a conciencia el etiquetado de todos los productos que puedan contener lactosa. De hecho, hay que tener cuidado de que no incorporen lactosa oculta con otros nombres como suero, lactosuero o sólidos lácteos. 

En definitiva, la cantidad de lactosa en los alimentos varía mucho en cada caso, por lo que siempre hay que informarse antes de ingerirlos. Y, si te quedan dudas, siempre puedes ayudarte de Nutira. ¿No crees que tus amigos intolerantes también merecen conocer los alimentos que contienen lactosa? ¡Comparte este artículo en tus redes!

Deja un comentario:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *